Comer rápido puede acarrear problemas físicos como el aumento de peso, pero también psicológicos al reducir la capacidad de atención.

¿Tienes poco tiempo para comer en la oficina?

A veces por el tipo de trabajo que desempeñamos, o por la acumulación de tareas, nos vemos “obligados” a comer frente al ordenador.

Esta práctica cada vez es más habitual, ya que pensamos que así ahorramos tiempo, aunque a largo plazo es bastante perjudicial.

Un día normal en la oficina comenzaría con un café rápido, ya que no te ha dado tiempo de desayunar correctamente en casa.

A las dos horas, intentarías controlar el hambre con alimentos que normalmente están elaborados con harinas refinadas y gran cantidad de azúcar.

Al mediodía la sensación de hambre vuelve a aparecer debido a los azucares consumidos dos horas antes.

Esto provoca que los niveles de insulina suben y bajen, provocando periodos de energía y fatiga repentina.

comer en el trabajo

CONSECUENCIAS DE COMER RÁPIDO

1.- AUMENTO DE PESO

Una alimentación adecuada es fundamental para nuestra salud física y mental.

Los especialistas en nutrición confirman que comer rápido produce un aumento de peso debido a la incorrecta digestión de los alimentos.

Intenta encontrar un momento para comer tranquilamente, masticando despacio y alejarte de las preocupaciones laborales.

2.- RIESGO DE ATRAGANTARSE

Comer rápido provoca que al no masticar los alimentos correctamente, se queden atascados en la garganta y se produzca asfixia.

Para evitar este problema, se requiere comer despacio, masticando hasta 20 veces cada pedazo de comida y disfrutando de la comida.

3.- MALESTAR ESTOMACAL

Otra de las incomodas consecuencias de comer rápido frente al ordenador, es la sensación de acidez e hinchazón estomacal.

Ingerir trozos grandes de comida, provoca que la digestión sea mas difícil y disminuye el transito intestinal, dando lugar a pesadez, ardor, acidez e incluso reflujos continuos.

4.- AGOTAMIENTO MENTAL

Las personas disponemos de una cantidad de energía mental que surge de situaciones como interacciones sociales.

Comer rápido y trabajar a la vez sin relacionarnos con los compañeros, provoca que la energía mental se agote y perdamos energía.

5.- PROBLEMAS COGNITIVOS Y EMOCIONALES

Habituarse a comer rápido frente al ordenador, conlleva a largo plazo problemas emocionales y cognitivos que afectan a nivel laboral.

Un espacio común para comer, fortalece las relaciones personales aumentando el bienestar psicológico.

Varios estudios demuestran que disponer de un espacio para comer aumenta la concentración y la atención. Esto supone una visión más efectiva sobre las solución de problemas.

Encuentra el momento, relaciónate con tus compañeros, y deja de comer rápido frente al ordenador.

comer sano