El aumento de personas con intolerancia a la lactosa, ha generado la necesidad en los fabricantes de lanzar productos adaptados

¿Eres alérgico o sufres intolerancia a la lactosa?

En España entre un 30% – 50% de la población tiene problemas para llevar una vida normal, debido a una alergia o intolerancia a la lactosa.

Para estas personas la solución esta en adquirir productos específicos que puedan paliar su problema.

Es importante saber identificar en primer lugar la diferencia entre alérgico e intolerante alimenticio.

DIFERENCIAS ENTRE AMBOS

ALÉRGICOS ALIMENTICIOS

Normalmente las alergias a alimentos, tienen una base hereditaria y se identifican en los primeros años de vida.

Las personas con alergia alimentaria, experimentan una forma especifica de intolerancia al alimento o a uno de sus componentes activándose el sistema inmunológico.

La proteína del alimento que no afecta a personas normales, provoca una serie de reacciones en el sistema inmunológico, como la producción de anticuerpos.

Estos anticuerpos segregan varias sustancias químicas (histamina) que a su vez provocan síntomas como picor, tos, problemas respiratorios.

INTOLERANTES ALIMENTICIOS

Las personas que sufren una intolerancia alimenticia tienen afectado el metabolismo, y no el sistema inmunológico.

Se debe por lo general a un déficit de enzimas especificas, que impiden que el alimento se metabolice adecuadamente.

Estas personas cuando ingieren alimentos a los que son intolerantes, sufren algunos síntomas como hinchazón abdominal, gases, fatiga…

lactosa

INTOLERANCIA A LA LACTOSA

Las personas alérgicas a algún alimento, deben eliminarlo inmediatamente de su dieta.

Incluso deben tener cuidado durante la manipulación de esos alimentos, para que no se contamine la comida.

En algunos casos, los intolerantes a algún alimento, tan solo deben reducir las raciones de su consumo.

No obstante, debido al aumento de personas con intolerancia alimenticia, cada vez hay más productos específicos en el mercado.

Las intolerancias alimenticias más comunes son:

.- lactosa

.- gluten

.- fructosa

.- sacarosa

La lactosa es un tipo de azúcar que se encuentra en los productos lácteos como la leche.

Cuando ingerimos un producto con lactosa, el cuerpo necesita una enzima llamada “lactasa”, para poder digerirla.

Pero cuando el intestino delgado no produce suficiente enzima lactasa, es cuando aparecen los síntomas de una intolerancia a la lactosa.

comer en la oficina

Alimentos permitidos

La asociación de intolerantes a la lactosa ( ADILAC) recomienda a los usuarios leer detenidamente la lista de ingredientes de los productos.

La normativa vigente del etiquetaje, obliga a los fabricantes a exponer la presencia de los 14 alérgenos principales, entre ellos la lactosa.

De entre los alimentos sin lactosa destacan:

.- Leche de origen vegetal

.- Frutos secos

.- Fruta

.- Cereales

.- Verduras

.- Pescado

.- Arroz

La leche y sus derivados pueden consumirse por personas intolerantes a la lactosa, si han sido adaptados para hacerse aptos.

Actualmente las empresas de vending incorporan productos saludables para que puedan ser consumidos por todos.

Entre estos productos se incluyen aquellos adaptados a personas con intolerancia a la lactosa como batidos, zumos o barritas de cereales.

Además las personas con intolerancia, que consumen productos con lactosa, se encuentren fatigados y con malestar general que repercute en la productividad y efectividad laboral. Foto4

Para que estos productos sean seguros, se añade lactasa de forma artificial, manteniendo los nutrientes y siendo más digerible para todos.

En ocasiones en donde es posible que se consuma lactosa sin control, (bodas, cenas de empresa) se pueden tomar pastillas de lactasa.

Estas pastillas están indicadas para momentos concretos, ya que lo recomendable es eliminar la lactosa de la dieta y tomar alimentos adaptados.

Ser intolerante a la lactosa ya no es un problema para comer en la oficina

¿Estas preparado para sentirte bien?